Home - El medicamento - Medicamentos y alimentos. Interacciones

Medicamentos y alimentos. Interacciones

Marta Castells. Farmacèutica
Facebook Twitter linkedin google+

Hablamos de interacción cuando un medicamento no ejerce el efecto esperado debido a la presencia de un alimento o de otro medicamento que modifica su eficacia. Los medicamentos y los alimentos pueden influir entre sí tanto de manera positiva, por ejemplo favoreciendo su absorción, como de forma negativa, impidiendo su absorción.

Las interacciones son muy variadas y pueden oscilar desde aumentar la toxicidad de un medicamento por ingerirlo con determinados alimentos, hasta anular su efectividad por tomarlo con otros.
Por estas razones, es de gran importancia que el paciente sepa la medicación que toma, para qué es y cómo debe tomarla en relación con las comidas.

Cuando toma varios medicamentos, debe conocer cuáles puede tomar juntos y cuáles debe tomar solos.


2. Indicaciones específicas

Es imprescindible que el paciente siga, en el caso de que las haya, las indicaciones especificas del profesional.

Así, “en ayunas” significa que el medicamento debe tomarse al menos una hora antes de comer o dos horas después de haber terminado.
Y cuando le indican “con las comidas”, quiere decir durante o inmediatamente después de comer. La opción de tomar un medicamento con las comidas suele utilizarse para disminuir las molestias gástricas que pueda causar, y en algunas ocasiones para favorecer su absorción.

En todos los casos debe evitarse el consumo de bebidas alcohólicas con cualquier medicación.

Hay que tener en cuenta que las interacciones entre alimentos y medicamentos van en los dos sentidos, es decir, que hay fármacos que pueden impedir la absorción de alguno de los nutrientes de los alimentos. Por ejemplo, el uso continuado de laxantes puede impedir la absorción de las vitaminas liposolubles. El consumo habitual de café o te en grandes cantidades puede impedir la absorción del hierro, tanto proveniente de un alimento, por ejemplo la carne, como de los suplementos de hierro tomados en forma de comprimidos. Otro ejemplo: un alimento muy común para los mediterráneos, el ajo, tomado en grandes cantidades puede potenciar en exceso el efecto de la medicación anticoagulante.

Las interacciones son muy variadas y pueden oscilar desde aumentar la toxicidad de un medicamento por ingerirlo con determinados alimentos, hasta anular su efectividad por tomarlo con otros.


3. Precauciones

En la mayoría de los casos, las interacciones existen pero no llegan a influir en la eficacia de la medicación. Aun así, hay que tener una especial precaución con los medicamentos que poseen un margen terapéutico muy estrecho, es decir, los que para ser efectivos deben tomarse en una dosis exacta, porque si se toma menos no hacen efecto y si se toma más de esa cantidad se convierten en tóxicos.

También debe tenerse una vigilancia especial, ya que existe mayor riesgo de interacciones, con los pacientes de edad avanzada y los que padecen enfermedades crónicas que consumen diversos medicamentos, ya que además de las interacciones de los alimentos con los fármacos, también los medicamentos pueden interaccionar entre si.

En resumen: las interacciones entre los alimentos y los fármacos son múltiples. En unos casos pueden ser beneficiosas, porque disminuyen los efectos adversos o aumentan la eficacia del medicamento, pero en otros casos pueden ser no deseables y conllevar al fracaso del tratamiento. Por ese motivo es importante conocer la forma correcta de tomar el fármaco, a fin de obtener el efecto terapéutico deseado.


4. Recuerde

  • Los suplementos de vitaminas y minerales, así como las plantas medicinales o los productos llamados “naturales”, también pueden presentar interacciones.
  • Evite tomar alcohol cuando se medique.
  • Consulte a su farmacéutico sobre la pauta correcta de administración de los medicamentos, sobre todo si consume varios medicamentos.
 

juegos y recortables

 

Uy, ¡cómo pican las abejas !

Jugar