Home - Familia - Las huellas del sol en la piel

Las huellas del sol en la piel

Rocío López-Ybarra, Farmacèutica comunitària
Facebook Twitter linkedin google+

Pasan los años y nos hacemos mayores y aparecen las canas, las arrugas, la alopecia, las manchas en la piel,... Y, aunque todo esto está dentro de la ‘normalidad’, también es verdad que el cuerpo envía mensajes continuamente sobre su estado. Y hay que escucharlo y hacer una buena prevención.

La piel es uno de los tejidos más importantes del organismo, nos aísla del exterior y nos permite relacionarnos con el entorno. Pero hay zonas del cuerpo especialmente expuestas al viento, al sol, a los cambios de temperatura, etc. en que la piel será agredida de forma constante al largo de los años.

El sol tiene un efecto acumulativo sobre la piel. Si desde nuestra infancia hasta la edad adulta no nos protegemos adecuadamente de las radiaciones UV, nuestro ADN se va lesionando. Y al cabo de los años observamos las consecuencias en los brazos, las piernas, las manos, la cara, la cabeza,...   

 



 

juegos y recortables

 

Uy, ¡cómo pican las abejas !

Jugar