Home - Familia - Herpes labial

Herpes labial

Centre d’Informació del Medicament
Facebook Twitter linkedin google+

El herpes simple labial es una infección vírica caracterizada por la aparición, en primer lugar, de una fase previa con sensación de picor, quemazón u hormigueo en la piel de los labios o cerca de la boca, seguida de un enrojecimiento. Como continuación de este proceso inicial, se forman unas vesículas pequeñas y llenas de líquido claro.

A partir de aquí, empieza la fase final, se secan las vesículas y aparece una costra amarillenta que, en última instancia, cae.


2. ¿El virus que lo causa, es contagioso?

Es un virus que se transmite por contacto directo de persona a persona. El contagio también puede producirse a través de objetos contaminados como los que se utilizan para comer y beber.

En general, este tipo de lesiones de herpes labial desaparece espontáneamente después de una o dos semanas, pero puede reproducirse varias veces a lo largo de la vida de forma más o menos crónica. Esta infección puede ser grave y peligrosa si se presenta en los ojos o cerca de ellos, o en personas inmunodeprimidas en las que puede extenderse fácilmente la infección.


3. ¿El virus se puede reactivar?

Una vez pasada la primera infección herpética, el virus permanece en el interior del organismo en estado latente, hecho que permite la posibilidad de una reactivación cuando se dan las condiciones apropiadas para su desarrollo y, por tanto, la reaparición de las lesiones locales características. Hay personas con una predisposición especial a presentarlo, y determinadas circunstancias pueden reactivar con mayor facilidad el virus.

Los motivos más frecuentes que pueden reactivar el virus son, entre otras, situaciones de estrés, fiebre causada por una enfermedad infecciosa o la menstruación. Otro de los factores causantes de estas reactivaciones es la exposición prolongada al sol, no sólo en verano, sino también durante el invierno, como puede ocurrir en las personas que en esa época van a la montaña a esquiar.


4. La prevención

Dado que el herpes labial está provocado por un virus que se encuentra en estado latente en el propio organismo, la prevención no siempre es posible, pero pueden adoptarse algunas medidas para minimizar los brotes y abreviar la duración de la erupción, reduciendo las molestias. En este sentido, es importante reducir las situaciones de estrés para evitar reapariciones, así como lavarse frecuentemente las manos durante una exacerbación de la infección, ya que una higiene adecuada puede eliminar el riesgo de propagar la infección hacia otras áreas del cuerpo como, por ejemplo, los ojos.

Una medida de prevención para los esquiadores consiste en la aplicación de pantalla solar en los labios y alrededores.


5. El tratamiento

Las molestias normalmente disminuyen con aplicaciones locales de antisépticos y astringentes o pomadas antivíricas, sobre todo si se inician antes de que se formen las vesículas.

En caso de padecer recurrencias frecuentes, consulte el problema con su farmacéutico.


6. Consejos

  • El herpes simple labial es una infección vírica y crónica.
  • En general las lesiones se curan de forma espontánea a los pocos días de haber aparecido.
  • No es frecuente el autocontagio a otras zonas, pero deben extremarse las precauciones para evitarlo.
  • Lo más adecuado es evitar todos los factores precipitantes (entre ellos la exposición al sol) si la persona es propensa a presentarlo.
 

juegos y recortables

 

Uy, ¡cómo pican las abejas !

Jugar