FarmaceuticOnline - Web público del COFB

COFB

  • Aumentar el tamaño de la letra
  • Tamaño de letra predeterminado
  • Reducir el tamaño de la letra
Home Familia Dieta baja en sodio

Correo electrónico Imprimir
Índice de artículos
Dieta baja en sodio
¿Es cierto que la sal provoca retención de líquidos?
Hay que moderar o evitar el consumo de algunos alimentos
Consejos
Todas las páginas

Dieta baja en sodio

Dieta baja en sodio
 
 

 

El nombre químico de la sal común es cloruro sódico. La dieta sin sal se utiliza como tratamiento en caso de edema (acumulación excesiva de líquido) y en el control de la hipertensión (presión arterial elevada) que sea sensible a la restricción sódica.

 

El sodio es un mineral necesario para el organismo que se encuentra presente de forma natural en la mayoría de los alimentos, y que también se añade voluntariamente a la comida como salazón, conservante y potenciador del sabor.

 

El sodio, en una dieta baja en sal, se acostumbra a medir en miligramos. Asimismo, la forma más comúnmente usada del sodio es la sal de cocina, que contiene un 39% de sodio. Es decir 1.000 mg de cloruro sódico, sal común, contienen 390 mg de sodio, cuyo símbolo es Na, tal y como se puede encontrar en las etiquetas de los alimentos. En ocasiones, los términos de sodio y sal se confunden, e inducen a error.

 

Una cucharada pequeña de sal de cocina proporciona 2.300 miligramos de sodio. Según ello, la ingesta diaria habitual de sodio oscilaría entre 4.000 y 6.000 mg de sodio.

 

Sin embargo, sería recomendable no sobrepasar los 3.000 mg de sodio al día.

 

En caso de ser necesaria una dieta baja en sodio (hiposódica), con 1.500 ó 2.000 mg al día sería suficiente; esto equivale a 5.000 mg (= 5 gr) de sal común al día.

 

Igualmente, debe vigilarse el excesivo consumo de embutidos, alimentos en conserva, aperitivos salados y platos preparados, ya que éstos pueden aumentar la ingesta de sodio hasta 10.000 mg diarios.

 



 

Búsqueda

 

Contacto

EL BOLETÍN