Home - Familia - Dolor de garganta

Dolor de garganta

Eva Llobet. Farmacèutica
Facebook Twitter linkedin google+

El dolor de garganta es una molestia, dolor o picor en la garganta que, a menudo, provoca que la deglución sea dolorosa. Se produce cuando se irrita o inflama la garganta o los tejidos que la rodean. Puede ser síntoma de diversas enfermedades como la faringitis, la laringitis y la amigdalitis.

El dolor de garganta es más común en los niños, aunque se puede sufrir a cualquier edad. Es contagioso y, a menudo, es más agudo por la mañana y va mejorando a medida que avanza el día.


2. Las causas

El dolor de garganta puede producirse por una infección vírica, bacteriana o por motivos no infecciosos. Así pues, las causas pueden ser muy diversas:

  • Resfriado común.
  • Gripe.
  • Mononucleosis infecciosa o ‘enfermedad del beso’.
  • Amigdalitis estreptocócica.
  • Respirar por la boca (en este caso es habitual que después de dormir una persona se levante con dolor de garganta y sequedad).
  • Goteo nasal posterior (a menudo se produce cuando nos está empezando un resfriado).
  • Comer o beber alguna cosa excesivamente caliente.
  • Fumar.
  • Algunas operaciones y intubaciones.
  • Seguimiento de tratamientos que comprometen el sistema inmune.
  • Como consecuencia de otra enfermedad.

Algunos virus pueden producir ampollas en la boca y en la garganta, y algunas bacterias la aparición de pus. En estos casos, el mal se puede extender hacia las orejas. Muchas veces, el dolor de garganta consecuencia de haber dormido con la boca abierta, desaparece cuando se bebe.


3. Cómo actuar

El dolor de garganta acostumbra a desaparecer rápido y no hacen falta tratamientos. Sin embargo hay remedios que ayudan a suavizar las molestias:

  • Ingerir líquidos calientes mezclados con miel.
  • Hacer gárgaras varias veces al día con agua tibia y sal o bicarbonato.
  • Lamer caramelos duros (refrescan y ayudan a segregar saliva). No es aconsejable ofrecer pastillas ni caramelos a niños y niñas pequeños debido al riesgo de asfixia.
  • Utilizar un vaporizador o humidificador frío (sobretodo, en aquellos casos que el dolor de garganta sea producido por respirar con la boca abierta).
  • El farmacéutico le aconsejará sobre remedios y medicamentos que ayudan a calmar el dolor y las molestias.

En contra de lo que puede parecer por tradición, las gárgaras de limón no son el remedio más adecuado en los casos de dolor de garganta. Si hay una irritación, el ácido de esta fruta encenderá aún más la zona afectada.


4. Cuando se debe ir al médico

Se aconseja  consultar con un médico para evitar complicaciones cuando:

  • Hace más de tres días que se tiene dolor de garganta.
  • Va acompañado de fiebre superior a los 38,3ºC.
  • Se presentan placas de pus en la parte posterior de la garganta.
  • Nos duele mucho al tragar.
  • Los ganglios linfáticos están inflamados o muy sensibles.
  • Babeo excesivo en bebés.
 

juegos y recortables

 

Uy, ¡cómo pican las abejas !

Jugar