Home - El medicamento - Anestésicos como droga de abuso

Anestésicos como droga de abuso

Rafael Borràs. Farmacèutic
Facebook Twitter linkedin google+

Actualmente, no existe en nuestro entorno un consumo excesivo de anestésicos para uso lúdico y recreativo, aunque se hace evidente en países como Inglaterra o EEUU. Pero se ha detectado un incremento significativo de su consumo, y su toxicidad ha empezado a hacer efecto en muchos consumidores.

Por ello, cuando se observa un incremento notable en países como los anteriormente citados -estándares y catalizadores de modos y consumos-, nos damos cuenta de que la oferta y la disponibilidad en nuestro entorno puede aumentar notablemente.

Cuando hablamos de anestésicos para uso recreativo, nos estamos refiriendo principalmente a tres sustancias: el GHB (gamma-hidroxibutirato) o "éxtasis líquido", la ketamina, y el PCP (fenciclidina) o "polvo de ángel". Las tres se usaron en el pasado como anestésicos en humanos, pero se dejaron de usar por los efectos adversos que producían y por la aparición de anestésicos más seguros y con menos problemas en la administración y la recuperación de los pacientes. Hoy en día, los tres pueden encontrarse en el mercado negro, y su consumo es extremadamente peligroso.



 

juegos y recortables

 

Uy, ¡cómo pican las abejas !

Jugar